domingo, 28 de febrero de 2010

Mírame


Vestida de seda te espero esta tarde
mojada de sueños al borde de la locura
mi cuerpo impaciente ansia esa mirada
que entre fuego y música viajará.
El sofá nuestro mudo testigo
me acompañará en el paseo
que mis dedos harán entre las piernas
hoy no me tocarás, hoy sólo mirarás
espectador de mi placer
provocador de mis instintos
ante tus ojos esta tarde...
para ti me desbordaré.

martes, 23 de febrero de 2010

FESTIVAL SWINGER FEBRERO 2010

PUES BIEN, AQUÍ ESTOY INICIANDOME EN ESTO DE LOS FESTIVALES SWINGER, DESDE QUE LO LEÍ POR VEZ PRIMERA ME ENCANTO LA IDEA, ASÍ QUE ES UN VERDAERO PLACER TENER COMO INVITADA A BONBON AMÉR ESTOY SEGURA DE QUE EN SUS LETRAS QUEDARÁN ATRAPADOS MÁS DE UNO, PUEDO ASEGURARLES UN DELEITE AL LEERLA, SU ESTILO ROMÁNTICO Y REALISTA CON ESE TOQUE MÁGICO RESULTA EN VERDAD ENVOLVENTE, ASÍ QUE SIN MÁS PREÁMBULO QUE ESTA SENCILLA PRESENTACIÓN LOS DEJO CON ELLA Y SU APORTACIÓN AL FESTIVAL.


Mi amor, mi dulce dulce amor.




Fue así como el juego comenzó; Una sonrisa, una mirada y un guiño. El tiempo se había encargado de separarnos y aun así sabíamos encontrar la excusa perfecta para volvernos a ver. Tres meses de separación y bastaba un solo día para decidir nuevamente dejarnos de ver.

¿Nuestros errores? El impulso, de vernos, besarnos, tocarnos… Demasiada seguridad quizás y a la vez demasiada inseguridad. Pecamos de envidia al sentir la presencia de un tercero en conversación, pecamos de soberbia y juramos deliberadamente TANTO amor; incluso más del que estábamos dispuestos a dar.

Pecamos de gula y no supimos satisfacer nuestra sed de cariño, pecamos de avaricia y comenzamos a pensar que necesitábamos aún más. Aun así esto nos supo mantener juntos nos hizo amarnos aún más y creer que estaríamos dispuestos a todo para ser solo eso… “Nosotros”

Uno de los errores más grandes fue haber pecado de lujuria al no resistir la distancia entre nuestros cuerpos. Pero sobre todo fue habernos amado del modo en que lo hicimos porque asi fue como nuestra juego, nuestra realidad comenzó a fracturarse.

Teníamos un amor tan grande, tan lleno de vida y emociones; que a pesar de tener las circunstancias contra nosotros decidimos ser uno fuera de la mirada de los demás, lejos de sus susurros y sus sentencias. Decidimos luchar contra eso y más para mantenernos unidos.

Decidimos mostrarnos la belleza del mundo, el verdadero significado del amor, decidimos compartir una parte de nuestra vida y dar aún más de lo que podíamos resistir por conseguir la felicidad del otro. Pero…

Decidimos amarnos, amarnos más de lo que se puede amar, desear más de lo que se puede desear y querernos más de lo que podíamos necesitar. Nuestros labios se encontraron, nuestras manos supieron dibujar nuestras siluetas y nuestras almas supieron encontrarse para ser una sola.

Fue algo tan bello y lleno de emociones que distorsiono nuestra realidad dejando un vacío tan enorme entre nosotros que ahora ni todo ese amor que sentíamos el uno por el otro podrá llenarlo. ¿Sabes que es lo que más me gusta de todo esto?

Que ya no te veo, ya no te siento, ya no te extraño, ya no te necesito; no necesito tus brazos, no necesito tus labios, no necesito tus manos sobre mi cuerpo ni tu alma junto a la mía… nos convertimos en una ilusión de algo que solo “fue” y aun así puedo decirlo con toda seguridad.

Porque fue cuando aprendí a vivir sin ti que me di cuenta de una cosa. TE AMO y nada podrá cambiar eso nunca… TE AMO y aunque olvide tu nombre jamás olvidare este sentimiento… TE AMO y gracias a ti aprendí a amar y a ser amada… TE AMO y sé que me amas.

Adiós, mi dulce… dulce amor.



Bonbon Amèr