miércoles, 23 de febrero de 2011

En ti


Me ata el aroma

Que despide tu sed

Me enreda tu salvia,

desdobla mi alma

y en el fruto prohibido

que saborea esta pasión

perdida en tu sangre…

me rinde a placer.