lunes, 15 de marzo de 2010

Tu voz...


Luz de mar
y juegos de sal
fundidos con el cielo
en susurros de vida
Caricia de arena
incrustada en piel
se desliza por mis venas
y en mi boca muere...

14 comentarios:

  1. Me gustaría vivir una experiencia así en la playa con alguién que me gustaría amar

    ResponderEliminar
  2. Será, tal vez, que andas sedienta de amor

    ResponderEliminar
  3. Qué preciosidad, luz... juegos... susurros... caricias...
    Si fuera así siempre, pero la mayoría de las veces no hay tanta sensibilidad en los hombres...

    Besito

    ResponderEliminar
  4. Me gusta la mar, tu caricia de arena rotunda, la delicada sal en los sentidos... es como un volver, el acto genésico, el amor en el mar, volver al vientre materno.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Bendito aquel hombre que sabe amar a una mujer en la playa...

    porque de ambos sera el reino del placer entre sol y arena...

    Delicioso Denoche!!

    como siempre mojando mas alla de los corazones.

    ResponderEliminar
  6. besos sabor a sal marina, besos intensos como el azul del cielo y el verde del mar. Besos eternos.

    ResponderEliminar
  7. La inmensidad del mar, la textura de la arena, la sal de cuerpo, uff, que bella experiencia, que bellas tus letras.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Este es el mejor canto hacia los peces, a veces llamados hombres.

    ResponderEliminar
  9. Iván:
    Que curioso! realmente estoy sorprendida con las diversas interpretaciones de este texto, dejame contarte que no he tenido ninguna experiencia en la playa jajajaja. Las imágenes del mar y este texto fueron resultado de escuchar a mi amor entrenando a sus alumnos en el patio del colegio mientras yo daba clase en mi salón. Fue simple y sencillamente su voz que imagine como caricia de mar a mis oídos. que te parece?
    Besos

    El Drac:
    Será tal vez que en este momento estoy inmersa en el amor.
    Besitos

    Servidor:
    Así es, en su boca nace y en mi boca muere a besos.
    Besitos

    Mariola:
    Yo tengo la dicha de amar a un hombre cuya sensibilidad rebasa muchas veces la mía y que me hace bailar con las emociones más profundas y hermosas que he tenido en mi vida. Gracias por tu comentario.
    Besitos

    J.
    Que bello sentido le has dado, me gusta. Y analizándolo si, tienes razón, es como volver a ese nido protector y seguro donde reina la calidez y el amor.
    Besitos

    Jorge:
    Jijiji, pues esto resultó sin que siquiera nos tocaramos, nos dividia un piso de hecho, nunca lo hemos hecho en la playa aunque no es mala idea, creo que trabajaré en ello, en realidad sólo es lo que su voz a lo lejos provoca en mis sentidos.
    Besitos


    Victor Hugo:
    MMMM si!!! ya se me antojaron. Gracias por tu bello comentario.
    Besitos

    Amorphis:
    Digamos que es una bella fantasía que esta surgiendo a raíz de sus comentarios, yo sólo escuchaba su voz y la sentí como esa caricia del mar a mis sentidos, pero la verdad es que ya me antojaron todos eh!!! jajajaja
    Besitos

    Malaschambas:
    Que bonito comentario, me encantó, gracias. Nunca había visto a los hombres como peces, pero me gusta la idea, así saltarines, juguetones, libres, suaves, hermosos y de firmes colores, wow! me late, en verdad que si.
    Oye por cierto, no se exactamente cual es tu blog, quiero leerte, me podrías decir cual es?
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. HE leido tu blog y me sentí inmersa en un ambiente bohemio, sensible y nostalgico... Muchas veces parecemos no tomar en cuenta el poder de las palabras, y con las tuyas recordé que todavia hay espacio para el amor en mi vida. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. cuanta abundancia.. cuanta hambre y cuanta saciedad... inmersa, plena, potente.... hay que morir y nacer de nuevo... pisar el infierno y volar al cielo... que antojo

    ResponderEliminar
  12. Dulce y atrayente versar.

    Saludos, siempre esencia.

    ResponderEliminar
  13. Perdóname la desatención por las letras (sólo aparente) pero a veces entiendo a esos personajes de Amado, por ejemplo, que quiebran las leyes del cielo y del mundo por una mujer. Una como esa, por ejemplo... Mi madre querida, si hasta parece que se me derrite la poca inteligencia que me queda...
    Bicos!

    ResponderEliminar

Ojos mirando