sábado, 5 de junio de 2010

Deseo


Cuerpos que se estremecen
al contacto de las manos
mientras las bocas buscan
entre pieles que se huelen
la distancia es el veneno
que por la sangre se esparce
en segundos de ebullición
en latidos desesperados...

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. No hay nada más bello que el deseo que trae el amor, porque sino hay amor, hay que tener cuidado, no nos vaya a tocar un Joran Andreus Petrus Van Der Sloot. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, la distancia es un maldito veneno, pero que bueno que existe el antidoto llamado deseo.

    Eso estuvo breve pero muy apasionado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. tiene una sutileza increible este poema, un estilo que pocas veces he visto, me ha gustado mucho

    saludos,

    ResponderEliminar

Ojos mirando