jueves, 29 de julio de 2010

Sobremesa



Como aperitivo un beso suave perfumado de vino tinto, encargado de despertar delicadamente el apetito de dos esencias dispuestas a paladear la breve pero deliciosa entrada compuesta por una exótica crema sazonada con caricias que se adhieren a sedosas pieles combinando sabores, texturas y calor que cederán paso al plato fuerte, manjar de pasión, locura y finas hierbas regalando el toque místico y seductor. La exquisitez de las palabras compartidas, el sutil postre coronador del banquete. Y así, con las piernas entrelazadas a la par de las almas, el sueño como sobremesa.

5 comentarios:

  1. Carla por dios, el sueño como sobremesa... excelente.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Uf, ya me está dando hambre...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. pues si de por si una sobremesa siempre es agradable ahora imaginate una asi pues que rico no


    saludos!!!

    ResponderEliminar
  4. Nada que se compare con el delicioso y sublime platillo de la seduccion y el humedo y sabroso arte de sensualizar.

    Que los amantes sean bendecidos por Venus.
    Buen provecho Denoche!

    ResponderEliminar

Ojos mirando