sábado, 19 de diciembre de 2009

Efímera


No te sorprenda encontrarme cualquier noche debajo de la luna acariciando el viento frío de la solitaria penumbra que me abraza y me seduce. Acaso pensarás que huyo, yo lo llamo instinto de supervivencia.
Más si osaras irrumpir en ese espacio de vida quebrantando mis silencios, no esperes que desmaye rendida a tus encantos de caballero conquistador. Quizá pensarás que evado, yo lo llamo estrategia de exploración.
Si de pronto te colaras en mi mente despertando curiosidad y deseo, no intentes amarrar mis alas, Puedes sugerir que soy indiferente. Yo lo llamo libertad.
Y, si tus manos traspasaran piel y huesos hasta llegar a mi alma, sintiendo la intensidad con que puedo amarte, probablemente intuirás que me iré. No lo llames cobardía. Yo... lo llamo realidad.

4 comentarios:

  1. libertad y realidad, dos conceptos que valoro por sobre cualquier cosa, incluso sobre el placer mismo de la carne y el consuelo..... sin lugar a dudas, te leía y me veía... gracias

    ResponderEliminar
  2. Alma:
    Deberiamos hacer un club no crees? definitivamente llega un momento en que dejan de sre conceptos y pasan a ser una forma de vida, una forma de mirar y sentir. Gracias a ti por la visita.

    ResponderEliminar
  3. El Escritor meditó cada palabra del texto, leyó nuevamente como ya es su costumbre y suspiró.
    Comenzó a enfocar de otra manera la libertad y la necesidad. Sonrió al encontrarse atrapado en ese inocente juego de espejos.

    ResponderEliminar
  4. Y la noche devolvió al escritor una sonrisa de complicidad y placer...

    ResponderEliminar

Ojos mirando