domingo, 3 de enero de 2010

Cuando hacemos el amor


El cielo comienza en tu mirada, encontrarme en ella mientras mi cuerpo anida en tus brazos es el principio de mi locura. Ven...
Tus labios endulzando mi cuello y tus manos explorando suave y exquisito mi espalda trazando el camino perfecto para llegar al éxtasis.
Tu boca encuentra la ruta ideal hasta llegar a mi sexo, tu lengua humedeciendo cada rincón y mis sentidos aturdidos viajando por la luna. Mis manos acariciando tu cabello temblorosas entre gemidos leves y suspiros entrecortados. Sigue...
Siento el calor de tu lengua moviéndose dentro y fuera de mi, rozando lento, lamiendo y disfrutando el jugoso regalo.
De nuevo tus labios en los míos, tu pecho pegado a mi cuerpo haciéndome tuya al tiempo que nuestras pieles se funden con el calor de tanta pasión contenida. De tantos besos robados, de tantos momentos sin concretar.
Esa sensación maravillosa de ser uno solo, con los ojos cerrados intentando grabar para siempre cada instante cargado de amor y deseo.
Una y otra vez penetrando hasta el alma con cada movimiento, las respiraciones aceleradas, los cuerpos mojados. Te quiero probar...
Es ahora mi boca la que recorre inquieta cada centímetro de ti, la que despacio baja por tu pecho y sigue hasta perderse en la delicia de tu erección paseando de abajo hacia arriba, jugueteando con la punta y regresando abajo de nuevo para hacerte volar con las caricias de mi lengua que quiere más de ti, que parece devorarte por instantes mientras se te escapan gemidos de placer.
Mi cuerpo te necesita, me convierto en jinete que cabalga sobre ti como la luna lo hace sobre las nubes. Me besas, me miras, nos olvidamos del mundo en un beso eterno que tiene como cortina mi cabello cayendo sobre tu cara. Me pierdo en tus ojos y entrelazando nuestras manos en un suspiro rozamos el infinito...
Recostada sobre tu pecho me abrazas y besas mi frente, no existe en el mundo mejor lugar para mi que tus brazos. Charlamos, nos besamos, reímos, seguimos abrazados, nos besamos de nuevo y volvemos a empezar...

7 comentarios:

  1. ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh se me fue un suspiro, lejos, lejos, lejos de aquí... que ganas de sentir eso en éste preciso momento.... y no mentalmente...

    ResponderEliminar
  2. Ahhh! Me encantó! Todo lo fui imaginando y vaya que imaginación tengo eh?
    Yo también ando de metiche por acá y fijáte que me quedo si me lo permites, ya me puse de tu seguidor...Aprovechando te deseo buen comienzo de año y muchas felicidades!!

    ResponderEliminar
  3. ajaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    hasta se me quito el frio....mira que estamos a 0 grdos

    jajajajajajajaja

    muuuuuuuuuuyyyyyyyyyyy buen relato,
    gracias por tu visita y tu comentario....ya estoy en tus seguidores!!!

    saludos!!!!

    ResponderEliminar
  4. Mi estimada Alma:
    A mi se me fueron más de uno jajajajaja

    Iván:
    Que bueno que te gustó, bienvenido a esta cuevita tibia tibia.

    P¨pito:
    Fijate que a mi también me quito el frío!! esta rico no? Ya te vi de seguidor, bienvenido.

    ResponderEliminar
  5. Hola, ando por aqui mirando a ojos que miran en la noche, felicitarte por tu espacio esta muy padre.

    Y finalmente quiero dejarte mis mejores deseos para este 2010

    ResponderEliminar
  6. que mejores deseos que empezar enjundiosos el 2010 con calidez y como me encanta a mi: muuuucha humedad...

    esa es la Hada Denoche que conozco!! yey!

    un largo y dule y poetico beso desde la cocina!

    --Poett--

    ResponderEliminar
  7. Lore:
    Hasta que llegas niña!!!! no manches, te tardaste eh!! pero bueno, me alegra que ya estes aqui, gracias por la visita, ya sabes que eres bienvenida y que te deseo lo mismo pero multiplicado por mil. Besitos.

    Poett:
    Gracias por tus comentarios, bien recibido ese beso dulce desde la cocina, que rico, ahi seguro no hace frio!!

    ResponderEliminar

Ojos mirando