martes, 27 de octubre de 2009

A veces

Este sábado ha sido mío, si, sin duda que lo ha sido. Si hay algo que valoro y disfruto es mi espacio, mi tiempo. Hoy mi madre se fue a Queretaro (aquellos que por x o por y o por cuestiones de pesos viven con su madre me entenderán perfectamente), así que desde muy temprano me he sentido como hacía tiempo que no me sentía, compartir el día únicamente con mis hijas resulta tan rico, tan apacible, tan apapachador para mis sentidos. Como ellas están en plena adolescencia obviamente también disfrutan y pelean su espacio, así que este día lo repartimos perfectamente y sin necesidad de pactarlo con antelación. Tuvimos ratos juntas charlando y riendo de la cotidianeidad, compartimos el desayuno y la comida entre bromas y confidencias como tres amigas en el café, que delicia ser madre, que bendición serlo de ellas, así rebeldes, medio safadas, medio como yo (jajaja) así las amo por sobre todas las cosas y son mi razón de ser.
Tuve y tengo en este momento mi querida soledad, mi tiempo de aislamiento, perfecto, a solas conmigo misma y mi música, mis ideas, mis recuerdos, mis anhelos, mis locuras. Pase un buen rato en la cocina (ya se que muchos de mis amigos no me imaginan ahí, pero si, ahí estuve) curiosamente la cocina es algo que siempre me ha gustado mucho, me fascina vaciar un poquito de mi en un platillo por más sencillo que este sea, que cosas! ya casi había olvidado que soy muy buena guisando y más aún haciendo maravillas con poco o casi nada de dinero. El caso es que generalmente no me meto a la cocina porque es espacio de mi madre y la verdad es que a mi me gusta disfrutarlo y no sufrirlo peleando por sazonar un guiso con ella, es más, confesaré que la cocina es un lugar que constantemente aparece en mis fantasías y definitivamente no es con mi madre al lado jajaja, tengo mil imágenes mucho más románticas y divertidas para esa fantasía que aún no realizo. En fin...
Después de realizar mis labores domésticas (si, también le hago a la chacha) la hora del baño resulto maravillosa, y aqui viene otra confesión: me encanta bañarme con música, si, de plano meter la grabadora al baño y disfrutarla a todo volúmen mientras el agua recorre mi cuerpo es realmente de-li-cio-so, (lugar también lleno de fantasías aún sin cumplir), así que este día ha estado lleno de música y caricias a mis sentidos, ahora si que ¡Wacala que rico!!
Ya trabaje un buen rato en cuestiones del colegio, tranquila escuchando más música, ya pase por trova, salsa, bachata, jazz, pop, baladas, etc. Ahora estoy en la mejor parte, escribir, compartir un poco de lo que soy con quien quiera leerlo, mis hijas ya andan con las amigas, así que me encuentro completamente a solas y lo estoy disfrutando una enormidad, aunque me esta brincando una pregunta que me hizo una de ellas en la tarde: "mami, ¿por qué no tienes novio? ¿de veras tanto te gusta la soledad?" Ups! la verdad es que no supe qué contestar, en este momento pienso y pienso, siento y siento, y concluyo que si me gusta mucho, sin embargo, a veces y sólo a veces añoro esa otra parte...y este sábado, después de ese maravilloso encuentro conmigo misma, creo que es una de esas veces. En fin.

5 comentarios:

  1. tienes razon... sigo pensando ese tipo de cosas

    ResponderEliminar
  2. Hola niña:
    No sabes cómo me identifico con tu texto y no porque no te crea que cocinas, al contrario, ya me consta que lo haces y muy bien, sino porque esa es la parte que nadie cree de mi, que esos monentos a solas (que para mi son un par de días cada quince), son maravillosos, de crecimiento, de libertad absoluta y con un solo propósito, NINGUNO.
    De los lugares... la cocina, ya, el baño, ya, la sala, ya, en fin, creo que en todo caso me faltaría el elevador y el avión, pero ya a estas alturas la neta me da flojera y prefiero un lugar cómodo en donde tirar mi humanidad y ahí si, a disfrutar del momento.
    Escelentes letras que no había visitado aunque no lo creas, por falta de tiempo, pero espero ya ponerme más tranquis y no acelerarme tanto, que hasta al congal estoy descuidando.
    Saluditos y besitos muchos gemelis, a veces nos parecemos más de lo que nos imaginamos ;)

    ResponderEliminar
  3. Pionn:
    Verdad que sí? pero sólo a veces. Bienvenido a mi espacio ya visite el tuyo, estamos en contacto. Saludos

    Amiwis:
    No seas presumida, uno aquí confesando carencias y tú contándonos tus aventuras, pero a que no lo has hecho en el balcón de un hotel en el 4o. piso!!! jajaja (oooohhh por dios!!) Que padre que pases por acá, ya sabes que tu presencia siempre es importante para mi. Besitos.

    ResponderEliminar
  4. No se puede tener todo ;)) Pero tampoco se puede decir que tengas poco. De hecho creo que esas letras levantan oleadas de envidia (de la sana) y no cabe más que felicitarte por esas deliciosas horas.
    A mamá más vale marcarle el territorio mínimamente. Y amablemente, claro.

    Biquiños desde el otro lado del mar.

    ResponderEliminar
  5. Carla, gracias por este momento de tu intimidad compartida.
    No es novedad que te diga que me encanta la sensibilidad que desparramas desde tus palabras.
    Que lindo saber de vos.
    Besito, intenso.

    ResponderEliminar

Ojos mirando